viernes, 8 de abril de 2011

ELOGIO ELOGIO ELOGIO

Ayer a las 19:30, en la nueva Terraza del Museo Arqueológico, tuvo lugar la lectura de los poetas emergentes de 'Cosmopoética 8'. Como cada año, el acto aglutinó toda una serie de voces jóvenes de la poesía española. Siete voces, 7 maneras de entender la poesía...El último tercio del siglo XX nos ofreció un panorama en el que, a pesar que de los libros de texto tratan de etiquetar el modo de hacer poesía, difícilmente podríamos configurar una clasificación. La poesía de finales del siglo XX -principios del XXI nos los pone imposible...

Las 7 voces, de ayer, dentro de su variedad, resultaron sin embargo muy parecidas, lo que no desacredita un ápice la calidad de sus versos: la honestidad de Hasier Larretxea, la batería de imágenes en la poesía de Antonio Mochón o Nieves Chillón, la contundencia de Ana Toledano, la intensidad de Odile L'Autremonde y la sugerente intervención del joven cubano Karel Bofill. El acto no decepcionó. Se ha convertido, por decirlo así, en una especie de bautizo poético dentro de festival. De esta lista nos permitimos hacer mención especial Berta García Faet.




Berta habita el mundo con ternura. Camina con inocencia pero sus versos nos dicen los contrario. Ocupa el espacio en silencio, aparece y desaparece, da la sensación de estar libando el mundo que le rodea para aprender cada pequeño detalle. Sus ojos grandes le delatan. También es contundente en su lectura. Recita con aparente tranquilidad pero se mueve en el verso con una soltura extraordinaria. Marca con lápiz cada pausa, cada cambio o giro repentino en su verso. Nada es casual en Berta. Tampoco lo es que durante estos días su poesía nos haya dejado a todos con la boca abierta. Con su poemario Introducción a todo, IV Premio Pablo García Baena de Poesía Joven, Berta nos propone una poesía para el aprendizaje, un instrumento para el auto-conocimiento. La poesía de Berta es una carta dirigida al lector, necesario en esa especie de movimiento dialógico, ese constante ir y venir de la palabra que se percibe en su poesía.

Introducción a todo es también un descenso a los infiernos, una mirada al interior donde la voz protagonista nos ofrece todo un catálogo de sentimientos que configuran un libro edificado desde el recuerdo y una existencia solitaria…extraordinariamente sensible.

En Berta el hecho poético es algo natural, la creación es verso; la búsqueda de la palabra exacta es verdaderamente un rito depurador. Quizás por ello, por su dedicación a la poesía vemos en sus versos una tremenda lucidez. En Berta escepticismo, soledad, hedonismo, desengaño...pero también una fuerza demoledora que procede de no dejar escapar la realidad fácilmente, a pesar de su carácter mutable e 'irreal'. Berta es observación y luz. En Berta la única respuesta a todas nuestras preguntas es la poesía.

Polifemo

1 comentario:

Brian Edward Hyde dijo...

Me encanta Ana Toledano. Lo que escribe, y su forma de ser (lo que transmite). Y encima es de Jaén :)
Berta pinta bien. Habrá que leerla.